Paisaje otoñal

El  gris se filtra por la ventana anticipando al cruel invierno. Contrasta el césped con el color del cielo. Rosados amapolines y anaranjadas clíveas se resisten a dormitar. Respetuosamente, el limonero se inclina por el peso de sus frutos que empiezan a madurar con timidez.

Por todas partes la naturaleza está queriendo anunciar el tiempo que llega.

No todo es muerte. Comienza una nueva forma de vida.

No sé realmente cuál es la que prefiero. Ésta, que llena de dorados mensajes el jardín o la que llega, con árboles tristes, despojados, y su lluvia gris.

¿ En cuál de las dos vibran mejor mis sentimientos?

Será bueno pensarlo cada tanto…

 

Enrique Dematteis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.