Taller de lectura y escritura

Cerrando nuestras actividades

Luego de haber leído varios pasajes de “Serias picardías” del escritor uruguayo Guillermo Lopetegui, autor muy reconocido y con muchos premios, lo invitamos a venir a nuestro Taller. Nos habían quedado algunas dudas en cuanto a la interpretación de uno de sus cuentos, “ El objeto de Violeta” y queríamos hacerle preguntas, sobre todo, en lo concerniente a la descripción de algunos lugares donde sucedían los hechos. Su estilo barroco no era fácil de entender. Sin embargo, cuando estuvo entre nosotros, nos resultó grato que no solo nos hablara de su estilo sino que no dijera algo más importante: cómo era su proceso de creación. Y a él le gustó mucho, el comentario de su cuento realizado por Cristina Fuentes, una de las integrantes del grupo ATENEO. También participó de esta experiencia el Taller de lectura y escritura del Prado.

Nuestro otro invitado fue Ignacio Martínez, escritor uruguayo con más de ochenta publicaciones para niños, otras para jóvenes y adultos y además, dramaturgia. Entre las primeras, El viejo Vasa, La vereda de enfrente, Detrás de la puerta un mundo, Fantasmas en la escuela, Mi amigo José Gervasio y muchas más. Nosotros habíamos leído unas cuantas pero lo importante fue oírlo, saber cómo trabajaba en forma oral con los niños. Algunos del grupo lo habíamos visto personalmente o a través de la televisión conversando en las escuelas, con más de cien niños sentados en el piso del patio, atentos, fascinados por aquellos cuentos en los que él los iba involucrando. Siendo muy joven y con una larga barba llamaba la atención a los más chicos que hasta llegaron a preguntarle si era nieto de José Pedro Varela. Al recordarlo, él se reía porque eran muchas las preguntas al respecto. Finalmente, caracterizado y acompañado de otros personajes de época, hizo “un corto” representando al Reformador de nuestra escuela. Con estos dos famosos escritores cerramos el año comprobando una vez más que a la vocación literaria hay que agregar más, sobre todo, talento y disciplina de trabajo.

Para esta última actividad fueron invitados los integrantes del Taller de Durazno y del Taller de Sarandí Grande dirigidos por el Prof. Carlos Fuentes. Luego de almorzar todos en el Círculo de Tenis del Prado vinieron al ATENEO.Y luego de escuchar a Ignacio Martínez y de hacerle muchas preguntas, se fueron encantados. Y también nos sentimos encantados nosotros, ya que pudimos concretar, una vez más, eso que es tan difícil: la integración de Talleres. En este caso, cuatro. .

 

Del Taller de Lectura y Escritura

Jorge Rodríguez Castro

Hay días…o tengo días como el de hoy, en que la soledad golpea con toda su fuerza…diría que …encarnizada…cruel.

Me deja sin asunto….absolutamente paralizado…no sé qué hacer…no sé hacia dónde ir.

Esta presión en el pecho no la puedo resolver….es casi constante….no me da tregua.

Pierdo toda la serenidad al no tener respuestas para tantas interrogantes….para cosas tanto elementales como complejas.

En este mar de incongruencias se agita mi alma y tu vigilia se apodera de mí….no hay a quién consultar, no puedo asirme a ninguna opinión, me gana el caos y la desesperación.

Montevideo, setiembre de 2016

 

Maldita inercia que me has invadido, te has apropiado de mis horas.

Mi tiempo es un constante divague, un discurrir sin rumbo ni freno, una suerte de lenta agonía, irrefrenable y perentoria sin fecha de caducidad.

En medio de este lento torbellino, se cruzan las más descabelladas apetencias, pretensiones insanas, absurdas, que van contaminando el ser, que no cesan, que aparentemente parten pero regresan con más vigor, como si se hubieran alejado un tanto, para recargar energías, no sé cómo controlar,  no sé ….o sí sé de dónde surgen, aunque no entienda el por qué pero ahí están, como pequeños destellos en  la oscuridad interminablemente presentes.

Montevideo, diciembre 22 de 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *